Un día en las Islas Columbretes: buceo y visita al parque natural

22/08/2017

 

Si hay un enclave natural que destaca frente al resto en la costa del Mar Mediterráneo, ese son las Islas Columbretes. Y es que este pequeño archipiélago formado por 4 islas a unos 48 km de Castellón constituye un hábitat único en todo el Mediterráneo por la gran diversidad marina que habita sus aguas, lo que las convierte en un refugio natural protegido.

Por eso, se ha convertido en uno de los destinos turísticos más atractivos de la costa de Castellón y cada verano distintas embarcaciones organizan excursiones a las Islas en las que se realizan visitas guiadas por la Illa Grosa, la más grande de las 4 y la única que se puede recorrer a pie; así como snorkel y sumarísimo.

Las embarcaciones que llegan hasta Les Columbretes salen de distintos puntos de la costa castellonense: Oropesa,  Castellón, Alcocebre o Peñíscola son algunos de los puntos de partida de estas excursiones que  cada año acogen a turistas y curiosos que quieren conocer la joya natural de nuestras costas.

Si estás pensando en veranear en Castellón o ya lo haces, toma nota porque te damos todos los detalles sobre lo que encontrarás en la excursión. Un día en las Islas Columbretes.

Navegación en barco

Dependiendo del origen de la embarcación, llegar a las Islas Columbretes puede oscilar entre 2 y 3 horas. Generalmente las excursiones reúnen aproximadamente unas 20 personas por embarcación y en algunas de las compañías se ofrece comida a bordo.

Las 4 islas que forman el archipiélago de Les Columbretes son Illa Grosa, La Ferrera, La Foradada y El Carallot. Los barcos sólo permiten bajar a Illa Grosa.

Asimismo, puedes realizar también una visita libre siempre que tu barco no tenga más de 25 metros de eslora. Una vez llegues a las Islas, deberás amarrar tu barco en una de las boyas de Illa Grosa, La Ferrera o La Foradada, sin que esto suponga un peligro para los fondos marinos. Eso sí, está prohibido el uso de ancla.

 

Recorrido por la historia de Les Columbretes

El origen de Las Islas Columbretes se remonta a unos 2 millones de años atrás como consecuencias de los grandes cambios en la corteza terrestre producidos en la zona. Originariamente se trataba de un conjunto de islas volcánicas, época de la que todavía se conservan numerosos cráteres y restos de la chimenea de su volcán extinto.

El nombre de las Islas procede de la época romana y se debe a la gran cantidad de serpientes que habitaban en la isla, extinguidas en un incendio provocado en el siglo XIX.

La construcción del faro que todavía hoy domina el paisaje de Illa Grosa tuvo lugar entre los años 1856 y 1860 con el objetivo de guiar a las embarcaciones que navegaban por la zona.

Descubriendo la fauna y la flora de Les Columbretes

La riqueza natural de las islas, en la que encontramos algunas especies en peligro de extinción y numerosa vegetación autóctona, ha obligado a que la zona esté altamente protegida. Por ello, existe un cupo diario de personas que pueden bajar a la isla, por lo que si este cupo se supera, el acceso a la isla ya no estará permitido, aunque posteriormente lleguen embarcaciones con nuevos visitantes.

Si consigues ser uno de los afortunados que pueden bajar a la isla, en el recorrido guiado hasta el faro a lo largo de Illa Grosa, descubrirás especies como la lagartija ibérica, el halcón de Eleonor, la gaviota de Audouin o la pardela cenicienta.

En cuanto a la vegetación, generalmente se compone de especies autóctonas que alcanzan todo su esplendor tras las lluvias primaverales, llenando toda la extensión de la isla de verde y flores. Entre estas especies destacan las palmeritas, el lentisco, el hinojo marino, la zanahoria marina o la alfalfa albolea, entre otras.

 

Aguas cristalinas y fauna marina: buceo en Les Columbretes

El buceo es una de las actividades que más atraen a los visitantes de Les Columbretes, que buscan observar la riqueza de la fauna marina de la zona, única en todo el Mediterráneo.

Bajo las cristalinas aguas de Les Columbretes podemos encontrar la Cystoseira mediterránea, Cystoseira amentácea o el alga Laminaria Redriguezi, así como diversas especies de corales como el coral rojo.

Encuentra tu casa en la costa castellonense y disfruta de todas las posibilidades que te ofrece el Mediterráneo, muy cerca de casa.

 



Comparte este post:

¡Suscríbete a nuestra newsletter!