Morella. Una experiencia para vivirla

17/01/2023

Morella es la capital de la comarca de Els Ports ubicada en el norte de la provincia de Castellón y a 60 km de la costa. Tiene una extensión de 414 km2. Se encuentra sobre una muela situada a 1000 metros de altura sobre el nivel del mar, mientras que el término municipal se sitúa entre 600-1300 metros. El pueblo de Morella está cercado por una muralla de más de dos kilómetros, dotada de seis portales y dieciséis torres y coronado por un potente castillo de más de mil metros de altura configurando una figura única. Morella ha obtenido el galardón de uno de los pueblos más bonitos de España

El municipio se divide tradicionalmente en tres parroquias: San Miguel, Santa María y San Juan.

Morella y su cronología

La historia de Morella se remonta al epipaleolítico geométrico. Se han encontrado restos de cazadores-recolectores y grabados, así como se han documentado las pinturas rupestres de Morella la Vieja declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1998.

En el castillo, se han localizado monumentos funerarios pertenecientes a la época del neolítico, restos de muelas de fácil defensa de la Edad de Bronce, restos de cerámica íbera y asentamientos de época romana.

Morella adquiriría mayor importancia en la época musulmana entre los años de 714-1231. Destaca la Batalla de Tévar (1090) que se llevó a cabo en esta localidad entre el rey musulmán Al-Múndir de Lérida -comandado por las tropas del conde cristiano Berenguer Ramón II de Barcelona- contra Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, y con la consiguiente victoria de el Cid y la captura del conde de Barcelona.

Tanto el castillo como el propio pueblo de Morella, han estado ligados a diversas transformaciones, partiendo de la época medieval, pasando por la musulmana, siguiendo por la Guerra la Unión (1347-1348) entre el rey Pedro IV el Ceremonioso y los gremios artesanos, así como también su participación en las Guerras de Germanías (1511-1522), o en los ataques que sufrió el propio castillo durante la Guerra de Sucesión (1701-1713) o en la Guerra de la Independencia (1808-1814) con la destrucción de la torre más importe llamada Torre Celoquia. Desde entonces, el castillo se mantuvo con tropas, pero finalmente estas lo abandonaron en 1911.

Todas estas improntas históricas han dejado huella en cada rincón, en cada calle, en cada casa, en definitiva, llena de un gran valor patrimonial, cultural y gastronómico.

Patrimonio cultural: recorrido por los monumentos más emblemáticos

Visitar Morella es placer y una excepcional experiencia en todos los sentidos. Sus paisajes evocan la buena vida, sus calles se envuelven de encanto y sorprenden al visitante en cada uno de sus rincones como el barrio de la Judería, la calle de Blasco Alagón o las dieciséis fortificaciones que se observan, destacando las espectaculares Torres de San Miguel, puertas de entrada al recinto amurrallado.

Castillo de Morella

Se trata de una fortaleza inexpugnable. Realizado por diversos materiales como el tapial. La técnica constructiva más utilizada es la mampostería y como aporte complementario el ladrillo. Las cuevas de la mola han sido aprovechadas tapiándolas para así formar diferentes estancias y usos.

El castillo está compuesto por tres niveles en forma circular: el inferior es un muro aspillerado, el segundo nivel se conforma las torres semicirculares y los lienzos de muralla, también lo compone la puerta principal, las dependencias generales y los cuerpos de guardia. Finalmente, el tercer nivel es donde se ubica la plaza de armas, las estancias de la tropa y de los oficiales y la Torre Celoquía o Torre Homenaje.

Palacio del Gobernador

Está construido en el interior de una cueva. En su fachada, se puede observar el escudo de Felipe V bajo la leyenda: Reinando Felipe Qvinto y siendo gobernador de la plaza el barón de Ytre. Año 1713. Antiguamente, se componía de una estancia de dos alturas. Esta construcción se construyó para la Guardia Principal. En la actualidad, es una sala de exposiciones.

Basílica Arciprestal de Santa María la Mayor

Fue construida entre los siglos XIII y XIV. Representa una auténtica joya del gótico. Su fachada está compuesta por dos puertas: la puerta de las Vírgenes y la Puerta de los Apóstoles. En su interior se puede observar la magnífica escalera del coro tallada en madera policromada y la majestuosa escena del Juicio Final situada en el trascoro, además del monumental órgano compuesto por más de 3000 tubos.

En la Sacristía, se puede visitar el Archivo-Museo Arciprestal y admirar las fastuosas pinturas medievales u otras obras del arte de los siglos XV y XIX, códices antiguos de la localidad, así como cruces, piezas textiles litúrgicas e incluso los ternos del Papa Benedicto XIII o los de San Vicente Ferrer.

Convento de San Francisco

Esta construcción está datada en el siglo XII. En la Sala Capitular, se puede contemplar una extraordinaria representación iconográfica musical en una pintura al fresco del siglo XV, titulada La Danza de la Muerte.

Otras visitas que no puedes perderte son la Prisión de Morella del siglo XIV, el Museo de los Dinosaurios donde te sumergirás en la época del Jurásico Superior y del Cretácico o el Museo de Sis en Sis donde se recogen los elementos físicos vinculados con la fiesta del Sexeni o Sexenio que se celebran cada seis años en honor Virgen de la Vallivana.

Artesanía textil

La actividad textil de Morella se remonta al siglo XIII y se ha trasmitido de generación en generación hasta la actualidad. Su materia prima primera fue la lana, luego se añadió el algodón y el lino. Se tejían telas, paños, alfombras y, posteriormente, la típica manta morellana o la faja morellana.

La característica principal de la manta morellana es su diseño con franjas horizontales compuesta por una gran diversidad de colores vivos combinados entre sí.

Patrimonio gastronómico

Todo un placer para el paladar. La variedad es muy extensa y tradicional como la olla masovera, las calderetas o la sopa morellana con buñuelos. Tiene el privilegio de tener un clima perfecto y gracias a sus ganaderías de bobino y ovino, obtienen una carne muy sabrosa y embutidos como la cecina. También son importantes las carnes de caza (ciervo, jabalí), las setas, los frutos secos, la miel o la sabrosa leche para elaborar exquisitos quesos de oveja y cabra y su famosa cuajada de leche de oveja.

 

Morella huele también a dulce. Típico es el flaó de origen árabe-medieval, elaborado con una pasta rellena de almendras y matón. No puedes dejar de probar sus pastelitos de calabaza o boniato, sus pasteles de almendras, los buñuelos de aire con miel o crema, los mantecados y un sinfín de delicias.

 

Visita nuestros inmuebles en Castellon - Castello de la Plana

Si estás pensando en vender o comprar una propiedad, en JBM Servicios Inmobiliarios contamos con un equipo profesional preparado y las herramientas adecuadas para ayudarte a alcanzar tu sueño.

 



Comparte este post:

¡Suscríbete a nuestra newsletter!