Cómo eliminar los pasillos y ganar espacio en casa

22/10/2019

Una casa sin pasillos nos parece una bici sin ruedas: no vemos cómo llegar a la estancia de destino. Y es que, tradicionalmente, el pasillo ha sido uno de los puntos clave de la vivienda a la hora de distribuir las diferentes habitaciones. Sin embargo, también ha sido uno de los elementos más desaprovechados en los inmuebles. Por este motivo, una buena idea puede ser olvidarse de ellos para ganar espacio de cara a otra estancia en la que sí pasemos tiempo cuando estamos en casa.

Prescindir de las largas galerías suma metros cuadrados hábiles a los hogares, de tal manera que no sólo se gana una sensación de amplitud, sino que podemos aprovechar estas zonas inicialmente pensada para los pasillos para permitir una mayor entrada de luz al resto de la casa. Al fin y al cabo, los pasillos suponen muros que dificultan la distribución de luz natural en el hogar. 

Esta eliminación de paredes también permite amplificar las zonas comunes donde hacer más vida en familia, favoreciendo un estilo de vida más social. Por otro lado, la supresión de un pasillo implica en muchas ocasiones redistribuir la vivienda, lo que ayuda a la hora de buscar la disposición más adecuada para que las estancias se vean favorecidas.

Pero cuidado, es importante asegurarse que al quitar el pasillo no estamos eliminando ningún muro de carga o algún elemento estructural. Para ello siempre puedes consultar a un profesional o preguntar a tu asesor de la tienda de materiales para evitar una catástrofe.

Aprovecharemos el espacio que ganamos al quitarlos?

Pero si de verdad nos estamos planteando eliminar los pasillos de nuestra casa, debemos detectar primero si verdaderamente necesitamos el espacio que ganaremos al quitarlos y para qué. Para ello es conveniente preguntarse, primero, cuál es el modo en el que empleamos nuestra vivienda y qué nos gustaría conseguir al distribuirla.

Además, también es importante cuestionarse si requerimos más espacio de almacenaje, si usamos la ducha en vez de la bañera o si preferimos una cocina aislada o a la vista. Se trata de preguntas que nos ayudan a definir cuáles son nuestras necesidades a la hora de ganar espacio en el hogar diciendo adiós a los pasillos.

Ponte manos a la obra con la organización

En el caso de que hayamos tomado la decisión de ganar metros a costa de quitar las galerías que conectan las estancias de la casa, es momento de reorganizarla. Para ello es interesante diferenciar entre zona de día y zona de noche, además de, si es posible, hacer una división en la vivienda en entrada, salón/comedor, cocina y aseo; y otra en habitaciones y el baño. Así, la casa dispone de una parte más social y pública para recibir visitas y hacer actividades en común y una segunda más privada e íntima. Pero esta es una opción, cada uno es libre de reorganizar la casa a su gusto.

La cuestión de los suelos

Por último, hay que tomar una decisión respecto a los suelos. Al no haber ya habitaciones tan diferenciadas y conectadas por pasillos que marquen un corte entre ellas, una opción es dejar el mismo en toda la vivienda o en casi toda. Esto favorecerá un espacio más unificado y menos seccionado, fortaleciendo la sensación de amplitud. Sin embargo, es importante diferenciar los suelos según necesidades. Por ejemplo, para los espacios húmedos se requieren suelos con antideslizamiento de al menos clase dos y que sean impermeables y lavables frente al resto de espacios en los que no son necesarios.

En definitiva, olvidándonos de los pasillos podemos ganar metros cuadrados, luminosidad y sensación de amplitud, mientras lo único que perdemos es espacio para colgar los cuadros.

 

Si quieres que hablemos sobre como mejorar tu hogar, ven a vernos a uno de nuestros puntos de venta o visita la web de JBM Servicios Inmobiliarios, estaremos encantados de ayudarte a convertir tus sueños realidad en el menor tiempo posible, por el precio óptimo y sin problemas.

 



Comparte este post:

¡Suscríbete a nuestra newsletter!
We use Cookies | More info
Cookies Preferences