Historia pirata de la provincia de Castellón. Ruta por sus torres de vigía

27/06/2017

Desde la edad media hasta el siglo XIX, los ataques piratas en las costas de la provincia de Castellón eran habituales y la defensa del territorio era una prioridad para los reyes que se sucedieron en este periodo, por lo que las Torres de Vigía son una de las construcciones más características de la provincia.

A lo largo de todo el litoral castellonense, en diversas localidades costeras y de interior, encontramos más de una decena de torres de vigilancia que servían para advertir a las poblaciones de los ataques piratas.

La mayoría de estas torres fueron construidas entre los siglos XVI y XVII a semejanza de las fortalezas árabes de la época. Normalmente se situaban en las sierras próximas al mar, en lo alto de algunos acantilados o en las llanuras, cerca de la costa.

Visita nuestros inmuebles en Alcala de Xivert,Benicassim,Castellon-Castello de la Plana,Oropesa del Mar-Orpesa,Peñiscola,Torreblanca

    A través de estas torres, podemos vislumbrar la historia de un territorio que por su ubicación y su topografía se encuentra en una situación privilegiada. Vivir en Castellón es conocer esta historia e imaginar  los barcos pirata acercándose por el mar.

    Para que conozcas un poco más de esta historia y te animes a visitar su riqueza cultural hacemos un repaso por sus construcciones de vigilancia. Aquí te traemos la Ruta por las Torres de Vigía de Castellón.

    El Fadrí, Castellón

    Situada en pleno centro la ciudad de Castellón, en la Plaza mayor, esta torre de planta octogonal es una de las más emblemáticas de la ciudad, que la representa y la identifica.

    Fue construida en la tercera década del siglo XV, con una altura de ocho metros, aunque siglos más tarde se elevó a mayor altura para convertirla en campanario, uso que tiene hoy en día.  Su planta octogonal.

     

    Torre del Mar, Burriana

    Construida en el siglo XVI para la defensa de las costas, esta torre está ubicada en la zona de El Clot, a unos 150 metros de la playa, concretamente en el Grao de Burriana y junto a la desembocadura del río Seco.

     

    Torre de San Vicente, Benicasim

    A mediados del siglo XVI se construyó esta torre de planta cuadrada con dos torrecillas circulares que miran al mar de Benicàssim.  Tiene una puerta de acceso a metro ochenta del nivel del suelo y originalmente estaba provista de un cañón de hierro.

     

    Torre del Rey, Oropesa

    Se encuentra junto al faro de Oropesa. Fue construida en estilo renacentista también en el siglo XVI, sobre otra torre más antigua. Esta torre tiene una historia especial ya que en 1534, el berberisco Barbarroja desembarcó en el cabo de Oropesa, apoderándose del fuerte. Entonces, el conde de Cervellón, señor de la villa de Oropesa, reforzó la torre aumentando los muros de la planta baja.

     

    Torre Nostra o Torre Nova, Torreblanca

    En su origen, fue una torre aislada pero desde 1875 las primeras familias que llegaron a Torreblanca edificaron sus casas tomando la alineación de la torre, frente al mar.

     

    Torre de Cap i Corb, Alcalà de Xivert

    Fue construida en 1427 en Alcalà de Xivert. Su planta es cuadrangular y su alzado es de 13 metros. Consta de una planta baja en la que se abre la puerta original, con arco de piedra en forma de medio punto; una planta media, con ventana sobre la vertical de la puerta anterior, y una planta superior o cubierta. Desde sus ventanas, se puede disfrutar de las playas que llevan el nombre de la torre.

     

    Torre de la Corda y la Colomera, Oropesa

    Construidas para apoyar a la torre del Rey, para la defensa del litoral. Son de planta circular, con ventanas pequeñas desde las que se vigilaba todo el alrededor. La puerta está en alto, para dificultar el acceso al enemigo, entrando a su interior mediante una cuerda.

     

     La Torre Ebrí, Alcalà de Xivert

    En plena sierra de Irta, a 499 metros de altura sobre el nivel del mar, desde esta torre se divisa Peñíscola, Alcalà de Xivert, Torrenostra, el Desierto de Las Palmas y Alcossebre y, en días claros, se divisa el Delta del Ebro.

     

    Torre Badum, Peñíscola

    Se sitúa en la costa de la sierra de Irta y a escasamente a 6 km de Peñíscola. Fue construida en el año 1554. Es de planta circular, de 11 metros de altura y en su fachada se distingue un escudo del reino de Valencia, de la época del rey Carlos V.  

    En caso de alarma, se encendía una enorme hoguera para alertar a la fortificación de Peñíscola de las posibles invasiones que viniesen del sur.



    Comparte este post:

    ¡Suscríbete a nuestra newsletter!