¿Cómo es el traspaso de una hipoteca? Todas las claves a través del caso de Laura y Jorge

04/12/2018

Tras años de alquiler y vida en pareja, con una situación económica estable tras la crisis, Laura y Jorge decidieron invertir sus ahorros en comprar una vivienda cerca de la playa en la que asentar su futuro y planear formar una familia juntos.

Después de semanas de búsqueda en JBM Servicios Inmobiliarios, encontramos para ellos una vivienda de segunda mano en la localización perfecta. Un adosado a pocos minutos andando del mar.

Aunque requería una pequeña reforma para mejorar la distribución de la casa y ponerla a su gusto, la ubicación y la urbanización era perfecta para ellos. Sin embargo, la vivienda ya estaba hipotecada y eso al principio les hizo desilusionarse.

La subrogación hipotecaria ¿qué es? 

Cuando compramos una vivienda que ya cuenta con una hipoteca, se realiza una novación, es decir, se traspasa la obligación que tenía una persona a otra, a fin de cuentas se trata de un cambio de nombre en el titular de la hipoteca. Este proceso, se conoce en términos bancarios como “subrogación hipotecaria” (traspaso de la hipoteca). En este caso, Laura y Jorge pasan a asumir los derechos y obligaciones de la hipoteca que tenía la vivienda, realizando una subrogación hipotecaria.

La primera reacción de Laura y Jorge fue negativa, aunque cuando conocieron en detalle en qué consistía este trámite se dieron cuenta de que no había mucha diferencia entre la subrogación y solicitar a una entidad bancaria una hipoteca nueva, de hecho podía ser una ventaja.

Ventajas e inconvenientes de subrogar un préstamo hipotecario 

En el proceso de novación de la hipoteca, el banco puede o no admitir al nuevo deudor de la hipoteca, para ello realizará un estudio de riesgos muy similar al que se lleva a cabo cuando se va a conceder un nuevo préstamo. Asimismo, es una buena ocasión para renegociar las condiciones de la hipoteca de acuerdo a la situación de los nuevos deudores. 

Por otro lado, la subrogación de una hipoteca cuenta con la ventaja de que los impuestos asociados a la creación de una hipoteca ya están pagados, aunque sí que habrá que pagar los gastos de gestoría, notaría y registro del cambio de titular.

Tras el papeleo del traspaso de hipoteca y una pequeña reforma, Laura y Jorge se mudaron a su nuevo hogar adosado donde ya han empezado a crear su propia historia.

Si tú también estas buscando una vivienda o te encuentras en un caso similar al de esta pareja y necesitas asesoramiento, no dudes en contactar con nuestros expertos.



Comparte este post:

¡Suscríbete a nuestra newsletter!