El mejor momento del año para comprar una vivienda

17/09/2019

Deberíamos partir de la base de que, en buena medida, la compra se hace por una necesidad y cualquier mes del año puede ser bueno si se encuentra una oportunidad o la casa deseada. No obstante, las estadísticas marcan algunos meses clave. Las cifras demuestran que el verano se ha convertido en un buen momento.

Como cuentan con vacaciones, tienen una mayor disponibilidad horaria para realizar visitas a los inmuebles. A esto se une, más tranquilidad y perspectiva para analizar y tomar una decisión tan importante, ya que la compra de una vivienda suele ocasionar mucho estrés. Además, el verano es un buen momento para revisar objetivos, y muchas familias deciden cambiar de casa y buscar un nuevo piso más grande o en una urbanización con piscina. Una vivienda con piscina, terraza o instalaciones deportivas, atrae a más compradores en la ciudad y, sobre todo, en esas fechas.

Otro punto importante es que algunas agencias inmobiliarias como JBM Servicios Inmobiliarios siguen trabajando. No cierran e incluso es cuando más visitas reciben. De hecho, la oferta suele ser más abundante, mayor competencia y mayor posibilidad de negociación.

Agosto y septiembre

Pero no solo es el comienzo de verano. Los datos basados en nuestra experiencia y transacciones reales muestran que los meses de agosto y septiembre también se han convertido en una buena época para la adquisición de vivienda y en los últimos años han aumentado las operaciones. 

En el caso de segunda residencia, los que no compraron antes de las vacaciones, tendrán más tiempo en agosto para visitar zonas o viviendas que nos puede interesar. Y aquí hay otro ingrediente fundamental, si ya estamos al final de las vacaciones. El comprador igual puede conseguir alguna rebaja, ya que, si al terminar este periodo el propietario no ha vendido, lo normal es que tenga que esperar hasta Semana Santa, y alguno prefiere bajar precio y ahorrarse los gastos de esos meses.

La primavera reactiva el mercado

En general, la llegada de la primavera reactiva el mercado inmobiliario. Y a partir de ese momento, son meses muy activos tanto para primera como para segunda residencia. Los motivos son varios.  

Por un lado, nos encontramos con que hay muchos vendedores que prefieren hacer los deberes antes de irse de vacaciones, lo que amplía la oferta en el mercado. A su vez el comprador, si es de primera residencia, considera que es buen momento para comprar, porque eso le permite hacer obras si fuera necesario o cambiar a sus hijos de colegio para el curso siguiente. Dos elementos que unidos ayudan a que esos meses sean buenos.

Y para los que buscan segunda residencia también es el momento propicio. La Semana Santa reactiva la compra de este tipo de vivienda después de la ralentización del invierno. De esta forma, ya pueden disfrutar la nueva vivienda en las vacaciones de verano.

Frente a estos meses activos, octubre, enero y febrero suelen ser los de menor actividad. En los casos de los meses de invierno, las Navidades y la cuesta de enero ralentizan el mercado. A veces, motivos fiscales y el efecto frontera del cambio de ejercicio hacen que a finales de año se realicen más operaciones y enero y febrero sean de bajón y resaca navideña. Este mismo efecto hace que octubre sea un mes flojo. Las transacciones que no se hayan cerrado entre agosto y septiembre, ya no corren tanta prisa. Esto se ve más radicalizado en las zonas de costa.

 

En cualquier época del año podremos ayudarte desde nuestras oficinas en Peñíscola y Castellón, donde nuestro equipo comercial te asesorá en la compra o venta de un inmueble en la provincia de Castellón.

 

Visita nuestros inmuebles en Castellon-Castello de la Plana

     



    Comparte este post:

    ¡Suscríbete a nuestra newsletter!
    We use Cookies | More info
    Cookies Preferences