Casas con terraza: ventajas y desventajas de vivir en un ático

16/08/2016

Los áticos son los pisos más deseados por las personas que están buscando una nueva vivienda, pero también son los más difíciles de encontrar y algo más caros.

En JBM Servicios Inmobiliarios, especialistas en la venta inmobiliaria en Castellón, sabemos lo importante que es encontrar una casa con terraza pero también conocemos la dificultad de encontrar una que se ajuste a las necesidades de cada comprador. Por ello, hemos querido resumir las ventajas y desventajas de comprar un ático con terraza para ayudar a los indecisos sobre la mejor opción de compra.

Ventajas: las infinitas posibilidades de un espacio abierto

  • Iluminación natural

Los áticos suelen ser pisos abiertos y luminosos con ventanas en todas las habitaciones.  Además, es habitual que la entrada a la terraza sea un gran ventanal de cristal que deja pasar la luz.

La falta de obstáculos permite que la luz entre en la casa durante todo el día, por lo que la casa goza de una iluminación natural que la hace más acogedora, lo que posibilita cierto ahorro eléctrico durante el día.

  • Vistas privilegiadas

Por lo general, los áticos suelen tener vistas muy atractivas al bullicio de la ciudad, las montañas o el mar.

No tienen viviendas alrededor que les dificulten la perspectiva, a excepción de aquellos que tienen otro edificio igual de alto justo en frente. Aun así, solo con mirar hacia abajo y observar a la gente desde la terraza privilegiada, la visión ya merece la pena.

  • Espacio de relajación

La decoración de una terraza es un aspecto muy personal, pero casi siempre contará con una zona de relax en la que tumbarse a tomar el sol los días de buen tiempo y tomar un café o una cerveza disfrutando de la brisa que se disfruta en las alturas.

Un ático con terraza puede convertirse en el oasis particular ya que simplemente con abrir una puerta tienes a tu disposición un lugar en el que desconectar y olvidarte del estrés del día a día.

Unas hamacas para tomar el sol, unos sofás tipo chill out o unos pufs de exterior en los que dejarse caer y echar la siesta si es posible. ¿Quién no quiere eso en su casa?

  • Huerto en casa

Para los verdaderos amantes de la naturaleza y lo ecológico, tener una terraza pone a su disposición el espacio suficiente y las condiciones idóneas para plantar un huerto en casa.

Tomates, pimientos, lechugas y un poco de tomillo, de cultivo propio y más sano que en el supermercado.

  • Recuerdos con amigos

¿Quién quiere una terraza si no va a disfrutarla con amigos? En una terraza no puede faltar una gran mesa de centro con sillas para tomar unas copas con amigos, cenar y compartir momentos únicos.

Un restaurante particular, en el que a veces toca trabajar más de la cuenta pero merece la pena solo por los grandes recuerdos que deja en la memoria.

 

Desventajas: al fin y al cabo sigue siendo un edificio

  • Calor en verano y frío en invierno

Precisamente la altura del piso y la ausencia de otras viviendas alrededor hacen que los áticos estén más expuestos a las condiciones climatológicas.

Esto beneficia a la entrada de luz pero también provoca que en las épocas de altas temperaturas el calor se acumule hasta convertir la vivienda en una sauna. ¡Menos mal que sigue estando la terraza para tomar el aire!

Sin embargo, en invierno la falta de una vivienda en la parte superior hace que se escape el calor por lo que, sobre todo durante la noche, la casa estará más fría.

Esto no tienes porqué ser un problema si la vivienda está bien aislada y las ventanas bien selladas. Si el edificio es nuevo, la sensación será la misma que en cualquier otro piso pero si la construcción tiene varios años quizás necesites hacer algunos arreglos. Nada que te impida disfrutar de tu nueva casa.

  • Si se estropea el ascensor, desearás dormir en el portal

Como mínimo, el ático estará en un sexto o séptimo piso, así que si se estropea el ascensor eso significa cientos de escaleras por subir para llegar a casa.

Después de una larga jornada de trabajo lo único que te apetece es tumbarte al sofá y dejar la mente en blanco. Si encima, tienes la mala suerte de que la avería sucede el día que has ido al supermercado, quizás preferirás dormir en el portal o irte a casa de tu madre.

De todas maneras, un poco de ejercicio nunca viene mal. Subir escaleras es una actividad muy saludable que te ayudará a estar en forma, luego pagas por ir al gimnasio, ¿no?

  • El viento arrasará con todo lo que no dejes bien atado

Un ático también está muy expuesto al viento. La altura hará el sonido del viento estará presente cada noche en tu casa y los días en los que la ventisca es más fuerte parecerá que por tu terraza ha pasado un huracán.

Si tiendes la ropa allí, nunca olvides las pinzas y ata el tendedero con cuerdas, porque te desaparecerá la ropa por arte de magia.

Coloca lo que creas que puede suponer un problema con el viento en las esquinas para que esté bien resguardado y no te preocupes, ¡no saldrás volando!

Toda decisión tiene ventajas e inconvenientes, por eso cada persona debe decidir qué le compensa más. Si necesitas que te asesoremos personalmente, contacta con nosotros en alguna de nuestras inmobiliaria en Oropesa del Mar, Peñíscola, Alcossebre y Castellón.



Comparte este post:

¡Suscríbete a nuestra newsletter!