Guía para reformar tu casa sin imprevistos: 10 pasos imprescindibles para ahorrarte sorpresas

03/10/2017

Una reforma en casa siempre es un dolor de cabeza. Tener claro lo que se necesita reformar, el presupuesto del que disponemos, buscar a los profesionales que mejor se ajustan a nuestro proyecto, dejarlo todo listo para la reforma y convivir con el desorden propio de la misma, conseguir todos los permisos y lograr que todo salga como habíamos planeado son cuestiones que desde el primer momento que decidimos llevar a cabo una reforma en nuestra casa nos rondan la cabeza y en ocasiones hasta nos quitan el sueño.

Por eso, si estás pensando reformar tu casa, lo mejor es que te planifiques antes de empezar con las tareas propias de una reforma y organizar paso a paso cada uno de los aspectos que debes tener en cuenta en cada fase de la obra. Como sabemos lo complicado que es, en JBM, como expertos en la promoción inmobiliaria en Castellón, queremos ayudarte dándote las claves para organizar tu reforma. Aquí tienes 10 pasos imprescindibles para reformar tu casa sin imprevistos.

Descarga nuestra CHECKLIST y controla de forma fácil qué pasos has llevado a cabo ya y cuáles te falta organizar todavía. Evita sorpresas.

 

1.Define exactamente lo que quieres hacer

Lo primero en lo que debes pensar cuando te planteas reformar tu casa es definir exactamente lo que necesitas y lo que puedes hacer con el presupuesto que tienes. Es cierto que una vez te sumerges en una reforma, a veces prefieres hacer todo de golpe y pasar por ese proceso de una sola vez pero no definir la reforma puede conllevar sorpresas inesperadas, sobre todo de plazos y dinero.

Por eso es mejor que se estudien todas las necesidades del hogar y se definan exactamente las obras que se llevarán a cabo para que el presupuesto sea el esperado y la obra termine en el plazo que necesitamos.

En cuanto a los plazos, aconsejamos que la obra se reserve para los meses de otoño o invierno ya que supondrá menos molestias para los vecinos ya que las ventanas permanecen cerradas durante más horas al día lo que previene la propagación de la suciedad y los ruidos al resto del edificio.

 

2.Escoge las calidades de los materiales

Antes de comenzar a pedir presupuestos y buscar los profesionales que se encargarán de tu reforma, te aconsejamos que te eches un vistazo y te informes de los materiales que necesitarás para la misma. Revisa las posibilidades de calidades de los materiales, los diseños, los formatos y los precios para que cuando recibas los presupuestos tengas en cuenta estos detalles ya que a veces el precio de las obras puede ser algo engañoso si no estás informado. Al comparar presupuestos cerciórate que incluyen las mismas calidades ya que si no la comparación no será real.

 

3.Pide al menos 3 presupuestos

Cuando empezamos a planificar una reforma es habitual preguntar a familiares, amigos o vecinos si conocen a algún profesional de confianza. Este método puede funcionar o no, quizás tu vecino te recomienda a su cuñado que está en paro y es un manitas pero el resultado puede que no quede todo lo profesional que tú quieres.

Por eso, lo mejor es que pidas al menos tres presupuestos y compares. Si no encuentras varios profesionales por recomendación, actualmente existen numerosas páginas web con buscadores de profesionales de las reformas, utilízalas para que tu comparación sea más fidedigna.  

 

4.Busca referencias de los profesionales que has contactado

Una vez recibas los presupuestos de los profesionales con los que has contactado, no te quedes sólo con el precio. Pregunta, busca e investiga otros trabajos que hayan hecho y pide opiniones a otros clientes suyos. A veces el presupuesto más barato lo es por algo y el más caro infla un poco toda la partida. La información es poder, también en las reformas.

 

5.Firma el contrato de obra

Aunque en la mayoría de ocasiones confiamos en la palabra del profesional que hemos contratado y en la buena fe de las personas, a veces es mejor dejarlo todo escrito para evitar imprevistos y problemas innecesarios.

El presupuesto, los plazos, las tareas concretas que se van a realizar, el orden de los pagos, los materiales que se van a utilizar y todo lo que concierte a las tareas de reforma es mejor que esté especificado en un documento escrito y firmado tanto por el profesional de la obra como por el dueño de la vivienda.

 

6.Infórmate de si necesitas licencia de obras

Los permisos de obra suele ser los grandes desconocidos pero en la mayoría de casos son necesarios y muy fáciles de tramitar, incluso puede que el propio profesional de tu reforma pueda encargarse del proceso.

Las licencias de obra no son muy caras, por supuesto depende de la envergadura de la reforma, pero es la mejor manera de solventar posibles problemas de quejas de vecinos, si está todo en regla es tan fácil como enseñar tu licencia.

Generalmente los permisos de obra se dividen en obras menores y obras mayores. Las menores incluyen reformas de pavimentos, alicatados y modificaciones de baños y cocinas; las más habituales. Por su parte, las obras mayores se refieren a aperturas de puertas y ventanas que den a la calle, cambios de paredes maestras y otras obras que afectan más a la estructura del inmueble.

Disponer de licencia de obras te permite además acceder las posibles ayudas y subvenciones que ofrecen algunas instituciones públicas de forma fácil.

 

7.Retira todos los objetos y decoración que puedan entorpecer la obra

Es importante que facilites el trabajo a los operarios que vayan a realizar la reforma de tu casa, por ello, te aconsejamos que durante los días previos a la obra guardes objetos y muebles que puedan entorpecer sus labores y cubrir aquellas zonas y elementos que sean susceptibles de romperse con facilidad, así como cubrir las zonas comunes que puedan ensuciarse debido a las obras como portal, ascensor o rellano.

 

8.Avisa a tus vecinos

Las obras siempre son un incordio para los vecinos. El ruido, el polvo y el ir y venir de gente en el edificio suele entorpecer los hábitos diarios de tus vecinos, por lo que lo mejor es que avises con tiempo a tu comunidad de que vas a hacer obras y tener cuidado de las limpiar y mantener lo más ordenadas posible las zonas comunes.

 

9.Ármate de paciencia

Una obra nunca dura lo que tienes previsto, casi siempre surgen cosas inesperadas que hacen que se alargue un poco más. Los materiales que no llegan, un problema inesperado que entorpece la continuación de la obra o mil y un supuesto que pueden suponer un retraso de la reforma. Por eso, es crucial que seas paciente y te mentalices desde el minuto uno de que esto puede pasar, sobre todo, debes confiar en los profesionales que llevan a cabo tu obra y creer en su capacidad de resolución de los problemas. Si quieres solucionarlo todo tú, te volverás un poco loco. 

 

10.Reserva el último pago para cuando termines

Generalmente los plazos de pago suelen establecerse desde la firma del contrato de obra, pero no está de más recordar que siempre debes reservar un último pago para cuando la reforma esté terminada. No queremos ponernos en lo peor pero más vale prevenir que curar y si el resultado no es el acordado, reservar un pago para el final hará que el interés de los profesionales es solucionarlo sea un poquito mayor.

 

Cada vez son más las personas que se deciden a comprar casas de segunda mano en Castellón y reformarla a su gusto, por lo que consideramos que estos consejos pueden ser de gran utilidad para aquellos que todavía no se han decidido qué inmueble van a convertir en su futuro hogar y sopesar los pros y los contras de cada una de las opciones. Si tienes cualquier duda, contacta con nuestros agentes inmobiliarios y ellos te asesorarán en la mejor opción para ti.

 



Comparte este post:

¡Suscríbete a nuestra newsletter!