El cambio de vida de Pablo: dejar la ciudad para mudarse a la costa

15/01/2019

En el post hablamos de la historia de Pablo, un chico que tras acabar la carrera y trasladarse a la capital, decidió dejarlo todo para volver a mudarse a un pueblo tranquilo de la costa mediterránea para empezar una nueva vida.

Pablo terminó su carrera de diseño industrial en 2008 y decidió trasladarse a la capital en búsqueda de oportunidades profesionales. No le costó encontrar su primer trabajo como becario en un estudio de diseño de la zona centro. Pronto se enamoró de las ventajas que le ofrecía la ciudad, una variada oferta de actividades disponibles que le motivaron a salir y a conocer gente nueva.

A los pocos años consiguió establecerse. Con un puesto fijo, nuevo grupo de amigos y un trabajo que le pagaba las facturas, le permitía ahorrar y darse algún que otro capricho.

Sin embargo, siguieron pasando los años y se vio estancado en su puesto de trabajo con pocas posibilidades de continuar creciendo, además el ritmo de la ciudad que un principio le enamoró, le resultaba estresante a esas alturas. Fue entonces cuando empezó a rondar por su cabeza la idea de volver a la costa del levante de donde era original, buscar un nuevo lugar más tranquilo donde asentarse a poder ser cerca del mar y de su familia y amigos de toda la vida que era lo que más echaba de menos.

Además llevaba tiempo con la idea de lanzar su propia marca y establecerse como freelance profesional para trabajar por su cuenta, de hecho ya contaba con varias marcas para las que trabajaba regularmente de forma independiente y sabía que no le costaría conseguir algunas más para las cuales podía trabajar en remoto desde cualquier lado.

Nueva vida en Peñíscola

Pablo contactó con los asesores de JBM Inmobiliaria para iniciar la búsqueda de una vivienda en la costa y tras unos días de búsqueda encontraron la casa ideal para él en Peñíscola, de la que se enamoró al instante.

Con sus ahorros podía permitirse la entrada de esa nueva vivienda y una hipoteca que prácticamente le supondría el mismo gasto mensual que tenía en la capital.

A los pocos meses, tras gestionar el papeleo necesario para la compra de la vivienda, Pablo se mudó a su nueva casa en Peñíscola con vistas al mar y cerca de los suyos.

Si tú también estás buscando vivienda en la costa de Castellón, no dudes en contactar con nuestros expertos para que te asesores personalmente con tu caso.

 



Comparte este post:

¡Suscríbete a nuestra newsletter!
We use Cookies | More info
Cookies Preferences